El escándalo de la NCAA explicado por un jugador español en la NCAA

Estados Unidos está en la boca de todos hoy en día.

Ya sea por los últimos tiroteos que ponen en duda la seguridad al estudiar en Estados Unidos, o por los escándalos en la NCAA.

Y no es para menos.

Gracias al último informe de Yahoo! Sports, se ha destapado que la mayoría de los sectores que forman parte de la liga universitaria americana (la NCAA) están implicados.

Por ejemplo:

  1. Jugadores como Markelle Fultz, Dennis Smith JR, Kyle Kuzma o Josh Jackson, todos ellos hoy en día en la NBA
  2. Entrenadores de la talla de Sean Miller (Universidad de Arizona) o Rick Pitino (Universidad de Louisville)
  3. Universidades americanas reconocidas a nivel mundial como Duke, North Carolina, o Michigan State
  4. Agentes de jugadores como Christian Dawkins o Andy Miller, fundador de ASM Sports
  5. Marcas deportivas tan prestigiosas como Adidas, Nike o UnderArmour

 

Todos ellos están implicados y relacionados debido a un mismo factor (el dinero) y dos reglas de la NCAA:

  1. La primera prohíbe a los jugadores universitarios y de instituto recibir dinero por parte de agentes o marcas publicitarias antes de ser elegidos en el draft, es decir, antes de ser considerados jugadores profesionales.
  2. La segunda establece un mínimo de edad para poder jugar profesionalmente en la NBA: 19 años, o un año después de graduarse en el instituto para aquellos que se gradúen antes de los 18. Debido a esto los jugadores más sobresalientes recién salidos del instituto se ven obligados a jugar un año en la NCAA, el conocido “One and Done”.

¿Y qué pinto yo en todo esto?

Mi nombre es Alex González y soy jugador de baloncesto en la NCAA desde hace dos años.

Gracias a esto cada semestre recibo mi beca deportiva que me permite pagar mis estudios en Estados Unidos.

A cambio de esta beca, debo entrenar todos los días y defender los colores de la Universidad en cada partido con el objetivo de llegar al ansiado March Madness, los playoffs de la NCAA, retransmitidos por todo el mundo y que reportan unos beneficios increíbles a las universidades y a la NCAA (en concreto 1 BILLON de dólares proveniente de los medios, las entradas, sponsors, etc.)

En resumen, gracias a todos nosotros (los deportistas) las universidades americanas y la NCAA se forran, y a cambio nosotros recibimos becas y una educación.

¿Es un trato justo?

 

A mí si me lo parece, ya que estas dos cosas no son las únicas ventajas de estudiar en Estados Unidos.

En cambio, si nos ponemos en la piel de una superestrella americana con 18 años como fueron en su día Kevin Durant o Ben Simmons la cosa cambia.

Estos jugadores en muchos casos vienen de entornos con problemas de dinero, por lo que el baloncesto es una vía de escape tanto para ellos como para su familia.

No obstante, a pesar de tener el nivel para poder jugar en la NBA y recibir un contrato millonario con tan solo 18 años como ya hicieron en su día Kobe Bryant o Lebron James, se ven forzados a pasar un año por la NCAA, una liga universitaria amateur donde NO van a recibir ningún salario ni dinero aparte de sus becas.

¿O sí?

Aquí es donde entran en juego las ilegalidades y el dinero por debajo de la mesa que involucra a jugadores, entrenadores, universidades, agentes y marcas deportivas.

Y para explicártelo mejor te he preparado el siguiente esquema con todos los sectores involucrados y la relación que hay entre todos ellos.

¡Que lo disfrutes!

Pero antes, sabes ¿qué es la NCAA?

el escandalo de la NCAA
Esquema del escándalo en la NCAA

 

1. Relación entre jugadores y entrenadores

Esta es la relación más fácil de todas y es la única por la que yo mismo he pasado.

Cada temporada los entrenadores tratan de reclutar a los mejores jugadores para sus equipos.

En cuanto tienen claro uno que les gusta le ofrecen la beca deportiva, y si el jugador cumple los requisitos académicos (examen sat y examen toefl) puede firmar con esa universidad el NLI (National Letter of Intent) en donde se compromete a jugar con esa universidad.

El problema viene cuando ese jugador es muy top y tiene muchas universidades interesadas. En este caso los entrenadores tienen que aumentar la oferta, ya que si de verdad quieren al jugador no lo van a conseguir solo con la beca deportiva.

En este punto ya entran los agentes y las marcas deportivas, ya que los entrenadores no pueden destinar dinero de la universidad para pagar a jugadores.

 

2. Relación entre marcas deportivas, jugadores y entrenadores

Los equipos universitarios más top de la NCAA son auténticos reclamos publicitarios para las marcas.

De ahí que Adidas, Nike o UnderArmour se peleen por vestir a las grandes universidades.

Los contratos entre las marcas deportivas y las universidades ascienden a los 10 millones de dólares al año, como por ejemplo el acuerdo entre Nike y Michigan State de 2016.

Pero esas grandes universidades son grandes gracias a sus jugadores, por lo que a las marcas les interesa que los mejores jugadores vayan a esas universidades con las que tienen contratos publicitarios.

De ahí que paguen dinero por debajo de la mesa a las mayores promesas cuando aun están en el instituto para incentivarles a que elijan cierta universidad.

Como ejemplo está el caso de Adidas.

Se ha descubierto recientemente que Jim Gatto, director ejecutivo de Marketing de Adidas, pagaba directamente a jugadores y familias para que se comprometieran a jugar con universidades que Adidas patrocina.

Además, ese pago también es una inversión para el futuro.

Si ese jugador acaba triunfando en la NCAA y consigue llegar a la NBA, la marca publicitaria que le pagó en el instituto jugará con ventaja a la hora de que el jugador firme su próximo contrato publicitario.

Ósea que en resumen todos salen ganando:

  1. Las universidades ingresan contratos multimillonarios con las marcas deportivas
  2. Los entrenadores consiguen reclutar a los mejores jugadores
  3. Los jugadores reciben ese dinero antes de comprometerse con la universidad
  4. Las marcas ganan con la publicidad en todos los partidos de la universidad y con los futuros contratos con los jugadores
universidades que patrocina adidas
Algunas de las universidades que patrocina Adidas

 

3. Relación entre agentes, jugadores y entrenadores

Al igual que con las marcas deportivas, los agentes de la NBA sueñan con representar a las grandes estrellas de la NBA del mañana.

Por eso cuanto antes empiecen a seducirles más fácil les será convencerles en el futuro.

Es el caso de Christian Dawkins y Andy Miller, agentes deportivos que llegaron a pagar hasta 43.500 dólares por jugadores como Dennis Smith JR, actual jugador de los Dallas Mavericks, cuando aún estaba en el instituto para que firmara con NC State, universidad en la que jugó antes de su salto a la NBA.

Estos movimientos son inversiones para los agentes.

Pagan miles de dólares a diferentes jugadores de institutos (diversificando como si fuera la Bolsa), para convencerles de que se comprometan con ciertas universidades.

Hacen estos favores a los entrenadores de las universidades porque saben que estos les ayudaran en el futuro a que esos jugadores firmen con ellos su primer contrato profesional.

 

Es el caso de entrenadores como Tony Bland (University of South Carolina), Lamont Evans (Oklahoma State University) o Emanuel Richardson (University of Arizona), quienes han sido despedidos en el último año por recibir pagos a cambio de tratar de convencer a sus jugadores.

Aunque no todos estos jugadores a los que han pagado lleguen a la NBA, con que llegue uno les vale, ya que ese primer contrato valdrá millones.

Y si no siempre pueden tratar de pedir reembolsos como han hecho desde la agencia ASM Sports, quien reclamaba el pago a las universidades por los jugadores que ellos habían pagado previamente para que firmaran con ellos.

Por lo que, de nuevo, todos salen ganando:

  1. Los entrenadores consiguen reclutar a los mejores jugadores
  2. Los jugadores reciben ese dinero extra a parte de la beca deportiva
  3. Los agentes comienzan a seducir a los jugadores para conseguir futuros contratos con las posibles estrellas de la NBA del futuro
entrenadores despedidos por el escandalo de la NCAA
Algunos de los entrenadores despedidos por recibir pagos por parte de agentes

 

¿Hay alguna solución a todo esto?

Todo parece indicar que el futuro de la NCAA pasa por legalizar los pagos a los jugadores y dejar atrás al amateurismo que durante tanto tiempo la ha acompañado. 

Numerosos jugadores de la NBA como Lebron James, Lonzo Ball o Kevin Durant ya se han pronunciado al respecto y han criticado duramente a la NCAA. 

Y en mi opinión, tienen toda la razón. 

La NCAA es una organización que tiene unos ingresos anuales desorbitados y los grandes protagonistas de este espectáculo que son los jugadores no reciben ni un dóllar. 

Si es cierto, como es mi caso, que tenemos el privilegio de recibir una educación de prestigio internacional gratis y en las mejores universidades del mundo

Sin embargo, en los programas deportivos mas top del país los entrenadores tienen unos sueldos millonarios, las universidades llenan los estadios y aumentan el número de estudiantes matriculados gracias al deporte, y mientras tanto los deportistas no ven ni un centavo. 

Por cierto, si eres un verdadero fan de la NCAA no te olvides de pasarte por mi nueva Tienda NCAA, donde encontrarás ropa oficial de:

  1. NCAA Baloncesto
  2. NCAA Fútbol Americano
  3. Y más de 20 equipos NCAA
Posted in

Alex González

Soy un ex-deportista y estudiante de la Western New Mexico University en Estados Unidos donde estudié tres años totalmente gratis. Gracias a eso, aprendí desde dentro como funcionan las universidades americanas y viajé a lo largo de más de 15 estados del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies