¿Quieres cumplir tu sueño de estudiar en Estados Unidos?

Descubre el nuevo curso gratuito Vive tu Sueño, con el que aprenderás a conseguir becas en Estados Unidos paso a paso

Liga universitaria NCAA de baloncesto

     ¡COMPARTIR ES VIVIR!                              

Tras 4 meses de intensa competición y otros 3 meses de eterna pre temporada, el pasado fin de semana terminó mi primera liga universitaria NCAA de baloncesto en Estados Unidos.

La cuál ha sido hasta la fecha la experiencia más bonita y enriquecedora que he tenido nunca en una cancha de basket. 

Aunque tuve la suerte de vivirlo todo en categorías inferiores en España (cantera del Real Madrid, campeonatos de España, torneos por Europa y Estados Unidos, etc), nada de eso es comparable a lo que he vivido en estos 7 meses en Estados Unidos en la liga universitaria NCAA de baloncesto. 

Viajes y concentraciones con los que siempre había soñado, pabellones enormes en los que bien podría jugar un equipo ACB o ambientes universitarios en los partidos propios de las pelis.

Además también he podido aprender muchas cosas valiosas como normas de la liga universitaria NCAA de baloncesto que desconocía y lecciones a raíz de mis errores de novato.

 

liga universitaria ncaa baloncesto

 

Esta experiencia me ha marcado tanto que por eso he decidido compartirla contigo.

Y no, no es para darte envidia ni mucho menos 😉 . Lo hago por dos motivos que te serán de utilidad:

  1. Mostrarte de primera mano desde dentro cómo es este mundo tan desconocido y diferente a España y como he vivido la liga universitaria NCAA de baloncesto en USA
  2. Ayudarte contándote mis errores para que puedas aprender de ellos y venir mejor preparado a la liga universitaria de Estados Unidos

En este post descubrirás: 

  1. La vida como un jugador profesional
  2. Los entrenamientos al estilo americano
  3. El calendario de una temporada en la NCAA
  4. Reglas que desconocía de la liga universitaria NCAA
  5. Resultados que he obtenido
  6. Lecciones aprendidas
  7. Mis objetivos para el año que viene

Espero que te guste, y que te muestre un mundo nuevo. Como aperitivo aquí te dejo mi vídeo de highlights en la liga universitaria NCAA para empezar. Podrás ver los campos increíbles en lo que jugamos 😉

 

 

1. La vida como un jugador profesional en la liga universitaria

Todavía hoy me acuerdo cuando era un enano y jugaba en el Infantil A del Real Madrid. Mi mayor deseo era llegar a ser profesional y jugar con mis mayores ídolos como el Chacho o Llull. 

A pesar de que ese deseo no se ha hecho realidad (de momento), si que he podido conseguirlo en cierta forma en Estados Unidos. A pesar de que los jugadores universitarios no estamos considerados profesionales y no nos pagan (tenemos becas eso sí), la vida del student-athlete se asemeja mucho a la de un jugador profesional.

Además, la liga universitaria NCAA de baloncesto es la cantera por excelencia de la NBA y cada día lo es más de otras ligas de todo el mundo, como la ACB. Y si no, que se lo digan a Jorge Bilbao, quien ya llama a las puertas de la ACB, o a Celia Garcia que también lo hace con la Liga Femenina. 

Es por eso que a los deportistas de la liga universitaria NCAA nos cuidan muy bien y nos dan muchas facilidades propias de jugadores profesionales, como por ejemplo: 

  1. Mucha ropa deportiva y zapatillas. Me han llegado a dar hasta tres pares esta temporada
  2. Nuestra propia taquilla en el vestuario donde lo tenemos todo preparado antes de los entrenos y partidos. Esto es una gozada. ¡La cantidad de cosas que se me olvidan siempre en España al hacer la mochila del entreno!
  3. Agua, powerade y comida para antes y después de los entrenos
  4. Nos lavan la ropa, pero sólo la de los entrenos y partidos. (Tranquila Mamá que el resto de la ropa también la lavo) 
  5. Fisios toda la semana en la universidad y en los viajes
  6. Todo tipo de tratamientos como baños de hielo y mantas de calor
  7. Pabellón y gimnasio disponibles 24 horas al día los 7 dias de la semana
  8. Entrenadores dispuestos a entrenar contigo individualmente cuando quieras. ¡Gracias Coach Soffer por estar siempre disponible para entrenar conmigo!
  9. Máquinas que te cogen los rebotes al tirar

 

 

Pero la cosa no se queda ahí

Los viajes con el equipo a los partidos fuera de casa son autenticas concentraciones, donde nos quedamos a dormir en hoteles hasta 2 noches para un único partido. 

En esas concentraciones solemos entrenar en la universidad rival el día antes del partido para adaptarnos a su campo y a sus canastas y además tenemos sesiones de tiro los días de partido por la mañana. 

También tenemos sesiones de video y scouting en las salas de conferencia de los hoteles donde vemos partidos de los equipos rivales o partidos nuestros.

Y vamos acompañados por todo un equipo de entrenadores, asistentes, fisios y conductores.

Pero lo mejor de todo es el ambiente de los partidos y los pabellones en los que jugamos. Lo que siempre había visto por la tele y desde la grada lo he podido vivir desde el campo.

A los americanos les encanta todo a lo grande y como no iba a ser menos sus pabellones son enormes. He llegado a jugar en uno con capacidad para ¡15.411 personas! (el Wisepies Arena de la Universidad de New Mexico), que tiene incluso más capacidad que el Palacio de los Deportes, donde juegan el Real Madrid y el Estudiantes.

Eso añadido a la gran expectación que hay con las gradas llenas de estudiantes, las cheerleaders que animan en los tiempos muertos y a la banda de la universidad tocando sin parar, hacen que cada partido en la liga universitaria NCAA de baloncesto sea una fiesta.

 

liga universitaria ncaa baloncesto

 

Pero quizá lo que mas me guste de todo sea el ritual pre-partido que te motiva como nada: 

  1. Charla en el vestuario con el entrenador con el típico discurso de peli como el de “Pulgada a pulgada”
  2. Salir a calentar por el tunel de vestuarios con una gran ovación de la grada o pitidos sin es fuera de casa
  3. Calentar con música
  4. Escuchar el himno nacional mirando a la bandera y con todo el estadio en pie (cuando alguien lo canta en medio del campo pone la piel de gallina)
  5. Presentación del equipo al más puro estilo NBA 
  6. Speaker durante todo el partido

En los partidos de conferencia de la liga universitaria NCAA el equipo de las chicas siempre juegan antes que nosotros, por lo que aprovecho para grabar estos momentos pre-partido en los pedazo de pabellones y subirlo a mis historias de Instagram. Si no te las quieres perder y quieres saber cómo se vive desde dentro puedes seguirme aquí: alex6gonzalez

En definitiva, nos tratan como a reyes y es una gozada. El único pero es que las ligas universitarias NCAA duran muy poco y podemos disfrutar de estas cosas sólo durante 4 meses, pero esto te lo cuento mas adelante en el post si sigues leyendo.

Y sin duda el mejor ejemplo de la gran expectación que crea la liga universitaria NCAA de baloncesto en Estados Unidos es el March Madness, los playoffs de la liga que acaban con la Final Four, la cual es una autentica fiesta. Si no me creas mira el siguiente vídeo que hice tras ir a la Final Four de Phoenix:

 

 

2. Entrenamientos al estilo americano

¿Has visto alguna vez la peli Coach Carter, Rocky, el Guerrero Pacífico, Forrest Gump o Rudy?

Pues bien, en el caso de que no, te recomiendo verlas todas lo primero de todo 😉 , y lo segundo te diré que todas tienen tres denominadores comunes: 

  1. En ellas sus protagonistas no son nadie al principio
  2. Empiezan a entrenar como locos con música de fondo épica como “The Eye of the Tiger”
  3. Al final acaban triunfando y teniendo éxito

Por más que a Hollywood le guste mucho dramatizar las historias, todas tienen algo de verdad y eso es la forma de entrenar de los americanos. En esas películas verás que los protagonistas entrenan muchísimo, a horas del día donde no hay ni un alma despierta (4/5 de la mañana) y a una intensidad que parecen incansables. 

 

 

Gracias a esa cultura es el país con los mejores atletas del mundo y lo demuestran verano tras verano en los Juegos Olímpicos. 

Es un estilo que da resultados pero al que cuesta adaptarse. A mí quizá no me costó tanto gracias a mi paso por la CBA, pero de todas formas la pre-temporada fue la mas dura de mi vida y no dejaba de contar los días para que acabara.

Correr a las 5 de la mañana por el campus de la universidad o hacer “suicides” sin parar era un horror necesario para ponernos bien en forma, pero que a nadie del equipo le gustaba.

Eso añadido a las sesiones de gimnasio y a los entrenamientos individuales de bote y tiro hizo que fuera una pre-temporada muy dura tanto a nivel físico como mental.

Para que te hagas una idea así era una semana de pre-temporada:

Lunes: Correr por la mañana+Entrenamientos individuales por la tarde

Martes: “suicides” por la mañana+ gimnasio por  la tarde

Miercoles: Correr por la mañana+Entrenamientos individuales por la tarde

Jueves: “suicides por la mañana” + gimnasio por la tarde

Viernes: Entrenamiento en equipo por la mañana

Sábado y Domingo: libre, donde aproveché para hacer alguna escapada a México

Luego una vez que acabó la pre-temporada de la liga universitaria NCAA la carga fue disminuyendo y no entrenábamos tanto, aunque si con la misma intensidad.

A los americanos les encanta entrenar muy duro y muchas veces se dan bastantes palos en los entrenamientos. Más de una vez ha habido algún pique que otro entre compañeros de mi equipo.

Además lo que más destacaría sería el hecho de que hablar en defensa es una obligación en todo momento. Da igual si dices algo con sentido o no, el hecho es hablar para mostrar que estás activo y enfocado en ello.

Más de una vez me ha llegado a decir mi entrenador que incluso puedo decir cosas en español cuando esté en defensa. Menos es nada

Pero no sólo se habla en defensa. Todos los entrenamientos son un auténtica competición en donde la rivalidad entre lo equipos es máxima. De ahí que los gritos de ánimo y motivación no faltan.

 

3. Un calendario muy exigente

Como te he comentado antes las temporadas de la liga universitaria NCAA de baloncesto son muy cortas, apenas 4 meses. Desde Noviembre hasta Febrero. Aunque si llegas al March Madness también llegas a jugar el mes de Marzo. Pero aún con esas apenas son 5 meses.

La temporada quedaría así estructurada en mi división (división 2 de la NCAA):

Agosto-Octubre: pretemporada

Principios de Noviembre: Amistosos

Mediados de Noviembre: partidos oficiales de no conferencia, es decir, partidos que cuenta para el récord de la temporada pero que no son contra equipos que están en tu conferencia

Diciembre, Enero y Febrero: partidos conferencia

Principios de Marzo: torneo de conferencia (los 8 primeros de cada conferencia juegan entre ellos cuartos, semis y final)

Mediados de Marzo: el South Regional, donde los campeones de cada conferencia del Sur juegan otro torneo

Finales de Marzo: Elite Eight, donde los 8 campeones de los 8 torneos regionales juegan la fase final

Este calendario no es el mismo que en la liga universitaria de División 1 de la NCAA, donde únicamente hay un cuadro con 64 equipos que conforma el March Madness

 

liga universitaria ncaa baloncesto

 

Lo malo de que las temporadas sean tan cortas en la liga universitaria NCAA de baloncesto es que jugamos muchos partidos en muy poco tiempo, llegando a tener en ocasiones tres partidos en la misma semana, como me paso en Enero, donde además fueron fuera de casa por lo que nos perdimos muchos días de clase.

Pero como bien ya sabrás eso no es problema en Estados Unidos, ya que compaginar estudios y deportes es muy fácil gracias a las 7 claves del modelo educativo americano. 

Aún así, también tiene su lado positivo el que las temporadas sean tan cortas en la liga universitaria. En el caso de la pre-temporada permite a los equipos prepararse muy bien, teniendo hasta 2 meses para hacerlo. Y en cuanto a la post-temporada, también de dos meses, nos deja mucho tiempo libre a los deportistas para mejorar individualmente, siendo los meses de Marzo, Abril y Mayo los mejores para mejorar físicamente en Estados Unidos.

 

4. Las reglas que desconocía de la liga universitaria

Hay cantidad de reglas en la liga universitaria NCAA de baloncesto muy diferentes a las que tenemos en España y que yo no tenia ni idea de que existían, lo que me ha hecho hacer un poco el ridículo en algunos partidos y provocar las risas de mis compañeros. Entre ellas están: 

  1. En chicos hay 2 cuartos de 20 minutos mientras que en chicas hay 4 cuartos de 10 minutos
  2. Durante el calentamiento los capitanes de los equipos se acercan al medio del campo a hablar con los árbitros. No sé muy bien de lo que hablan, pero hace poco a Celia Garcia Paunero le dijo una árbitra que lo importante era que se graduara.
  3. Cualquier jugador del equipo que tiene el balón puede pedir un tiempo muerto. Muchas veces cuando estás a punto de perder el balón y es una jugada importante puedes pedirlo. Me quedé flipando la primera vez que lo vi.
  4. Todos los cambios debes decírselo a la mesa antes de saltar al campo. Hasta ahí todo normal. El problema es que si hay un tiempo muerto también tienes que ir hasta la mesa para decir que vas a salir. Alguna bronca me ha caído por andar despistado con eso.
  5. Cuando un jugador está tirando los tiros libres de una técnica o una antideportiva el resto de jugadores tiene que estar ya no sólo fuera del triple, sino más allá del medio campo. Algún partido que otro me he quedado yo sólo por detrás del triple hasta que el arbitro me ha echado…
  6. Al rebote se ponen 6 jugadores y no sólo 5 como en Europa. 4 de ellos son del equipo que defiende y los otros dos del equipo que ataca. De esta forma los dos jugadores de abajo cierran a los otros dos del equipo contrario y de los otros dos restantes uno cierra al tirador y el que queda ayuda a cargar el rebote.
  7. El bonus y los tiros libres. Si estás tirando y te hacen falta tiras dos tiros libres. Hasta aquí todo normal. La cosa cambia con el bonus. A partir de la falta número 6 si no estás tirando y te hacen falta tienes un tiro libre sólo. Si lo metes tienes otro, pero si lo fallas no. Son los llamados one-and-one. A partir de la falta número 10 ya son dos tiros libres sin importar que falles el primero.
  8. Media time outs, o tiempos muertos de la tele. Se producen con cada balón muerto en intervalos de 4 minutos. En chicas en balones muertos cada 5 minutos, osea en la mitad de sus 4 cuartos. Hay veces que puede haber hasta 3 tiempos muertos en menos de 5 minutos, entre los que piden los entrenadores y los que pide la tele. Vaya tostón, que nos dejen jugar!!

Además hay otras normas de la liga universitaria NCAA de baloncesto en cuanto a la regulación de las horas de entrenamiento:

  1. En División 2 durante la temporada no se pueden entrenar más de 20 horas a la semana ni más de 4 horas al día. Cada hora de entrenamiento debe quedar anotada y cada semana todos los del equipo firmamos la hoja con las horas entrenadas. (Estas 20 horas de entrenamiento son en equipo. Por tu cuenta puedes entrenar todas las que quieras)
  2. No te puedes perder una clase por ir a entrenar. Si te coinciden no puedes faltar a clase, a no ser que estés de viaje con el equipo. Ahí no importa
  3. Fuera de temporada puedes entrenar con tus coaches un máximo de 8 horas de actividad física (gimnasio o condicionamiento) y un máximo de 2 horas en pista de técnica individual

 

5. Resultados en la liga universitaria

Esta temporada ha sido un poco frustrante en ese aspecto. Nunca había perdido tantos partidos en una sola temporada. Nuestro récord ha sido de 2-24, es decir, 2 partidos ganados y 24 perdidos.

Pero era de esperar por tres razones: 

  1. El equipo es muy joven y somos hasta 10 jugadores entre freshmans y sophomores (primer y segundo año)
  2. El cuerpo técnico también era nuevo incluido el Head Coach
  3. El cambio de conferencia ha sido duro. Hemos pasado de la RMAC Conference a la Lone Star Conference, una de las más competitivas del país en división 2 de la liga universitaria NCAA de baloncesto en Estados Unidos.

No obstante, hay esperanza para el futuro. Tenemos una buena base de jugadores jóvenes que vamos a compartir vestuario muchos años, por lo que en cuanto cojamos experiencia en la liga universitaria NCAA y química de equipo todo irá sobre ruedas.

En cuanto a mí, estoy bastante satisfecho con el resultado final. He contado con bastantes minutos para ser freshman, con una media de 13 minutos por partido y con una media de 5 puntos por partido, siendo el jugador del equipo con más triples metidos y mejor porcentaje de 3, mi especialidad. 

El único pero es que he sufrido bastante con el tema físico. En esta liga universitaria son todos unas bestias y tienen un físico privilegiado, por lo que en más de un partido me ha costado defender a mi par. Aun así por suerte, esto tiene fácil solución: machacarse en el gimnasio.

 

6. Lecciones aprendidas

Como habrás podido aprender leyendo hasta ahora, la liga universitaria NCAA de baloncesto es un mundo muy diferente a lo que estamos acostumbrados a España. Sus normas, su estilo de juego y entrenamiento y la capacidad atlética de los jugadores hacen que sea una liga a la que cuesta adaptarse al principio siendo extranjero. Es por ello que este año he podido aprender muchísimas cosas que quiero compartir contigo. Ahí van: 

 

1) Todo llega a su debido tiempo

Si eres freshman y además extranjero es difícil contar con la confianza de un entrenador americano desde el principio. Es por eso que muchos jugadores en su primer año no suelen contar con muchos minutos en la liga universitaria. En Estados Unidos hay una jerarquía en la que los “upper class men” (jugadores de tercer y cuarto año) son los que mas juegan y los que asumen los roles mas importantes del equipo. En muchas ocasiones incluso a pesar de que haya jugadores jóvenes mejores que ellos.

Aunque afortunadamente esta es una tendencia propia de entrenadores de la vieja escuela, cada vez mas entrenadores se abren un poco mas y dan confianza y minutos a los jóvenes

En mi caso al principio me costó meterme en la rotación pero gracias a que supe mantener la calma y no frustrarme los minutos llegaron y conseguí consolidarme como el séptimo jugador en la rotación, es decir, el segundo por detrás del quinteto titular.

 

2) El trabajo al final siempre da sus frutos

Al hilo de lo anterior, muchas veces al no contar con minutos podemos llegar a pensar que no esta sirviendo todo el esfuerzo y trabajo que hacemos sobre la pista. Hagas lo que hagas el maldito entrenador no te saca.

Pero en este caso lo peor que puedes hacer es desanimarte y dejar de entrenar a tope. En Estados Unidos el esfuerzo y el trabajo se premia y aunque quizá no sea tan pronto como desearíamos, al final acaba llegando.

Aún recuerdo antes de Navidad los partidos en los que jugaba tan sólo 5 minutos… ¡Quién me iba a decir a mí que llegaría a jugar hasta 20 minutos en algún partido al final de la temporada!

PD: un buen ejemplo de esta lección sin duda es Jorge Bilbao, quien en la entrevista que le hice, este fue su consejo final a todos los jóvenes que quieran triunfar en USA.

 

3) El tiempo pone a cada uno en su sitio

A mi me ha pasado en muchos equipos y en el de esta temporada también. Ves que hay un compañero tuyo por delante que no trabaja tanto como tú y aun así juega mas y tiene más importancia en el equipo.

Mientras tu estás entrenando por tu cuenta, el está relajado descansando pensando que tiene su puesto asegurado. Pero la vida aunque sea injusta en muchas ocasiones, yo creo que aquí no lo es.

Y esta lección se junta con las anteriores. Si sigues trabajando los resultados acabaran llegando, pero todo a su debido tiempo y colocándote en el lugar que te mereces.

PD: ese compañero mio que estaba tan seguro de su puesto de titular en el equipo y que no trabajó para mantenerse ahí, no estaba tan contento al final de temporada cuando salía desde el banquillo.

 

7. Objetivos año que viene

Colectivos: tras ser un año duro y de transición ya no hay excusas para el año que viene. La mayoría de freshmans ya conocemos la liga por lo que debemos dar un paso adelante y consolidarnos junto a los sophomores para poder llegar a Playoffs. Se clasifican 8 de los 10 equipos de la conferencia y esta temporada hemos podido competir con varios equipos que han conseguido meterse por lo que este no debería de ser un objetivo inalcanzable.  

Individuales: tras una temporada irregular por mi parte pero con la que he terminado satisfecho, mis objetivos pasan por entrenar muy duro, sobretodo físicamente, para poder competir por un puesto en el quinteto titular. Varios seniors se gradúan este año por lo que dejaran un par de puestos libres. No sera fácil pero el trabajo siempre da sus frutos 😉 .

 

¿Qué me toca ahora?

Con la temporada ya terminada y con todavía 2 meses y medio aún por delante de clase te preguntarás: ¿que hacéis los deportistas ahora?

Pues bien, como te he dicho antes ahora entramos en la “off-season” (post-temporada), donde se sigue entrenando pero de forma mas light y de cara a la temporada siguiente. Nos centramos mucho en el físico ya que es ahora cuando mas carga nos pueden meter de gimnasio. Durante la temporada es mas complicado ya que tampoco pueden con tantos partidos.

Además nos toca ponernos las pilas con los estudios ya que yo por lo menos estoy un poco perdido después de haberme perdido tantas clases los últimos meses. 

Pero también es tiempo para disfrutar. Durante la temporada viajamos tanto que apenas podemos salir o hacer viajes de ocio. Por lo que estos meses son la mejor oportunidad para hacerlo.

En mi caso en una semana tenemos las vacaciones de Spring Break, la semana mas local del año en Estados Unidos donde millones de estudiantes se van a sitios de playa tanto en Estados Unidos como en México. Yo me iré con unos cuantos de mi equipo a Rocky Point (Puerto Peñasco, México). Ya te contaré mas adelante que tal ha ido. Mientras tanto puedes ver el vídeo del Spring Break del año pasado 😉

 

Y por último es una buena ocasión para sacarse unos ahorillos para verano. Con el tiempo extra podemos trabajar en la universidad en los llamados Work-Studies, que son trabajos pensados para los estudiantes en sitios como la biblioteca, los gimnasios, la cafetería etc, y que no pagan nada mal, el salario mínimo que aquí es 7,50 dólares.

 

Conclusión

Espero que te haya gustado el post y que te haya permitido ver cómo es por dentro la liga universitaria NCAA de baloncesto en Estados Unidos. 

Además espero que hayas podido aprender de mis errores de freshman y que no te pillen desprevenido cuando cruces el charco.

Y ya sabes, si tienes cualquier duda no lo pienses y escribe tu comentario aquí abajo. Te responderé encantado

Y si quieres aprender más de la liga universitaria NCAA de baloncesto en USA te recomiendo la charla con Gonzalo Bedia, uno de los mayores expertos españoles en la liga universitaria NCAA y por supuesto el artículo sobre qué es la NCAA.

Por cierto, si eres un verdadero fan de la NCAA no te olvides de pasarte por mi nueva Tienda NCAA, donde encontrarás ropa oficial de:

  1. NCAA Baloncesto
  2. NCAA Fútbol Americano
  3. Y más de 20 equipos NCAA

¡COMPARTIR ES VIVIR!                              

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

SOBRE EL AUTOR DE ESTE POST

Alex González

Soy deportista y estudiante de la Western New Mexico University en Estados Unidos desde hace dos años. Gracias a eso, vivo mi sueño cada día en una universidad americana a la que vez que viajo por todo el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies