¿Quieres cumplir tu sueño de estudiar en Estados Unidos?

Descubre el nuevo curso gratuito Vive tu Sueño, con el que aprenderás a conseguir becas en Estados Unidos paso a paso

Lecciones de vida para reflexionar

Hace unas semanas te escribí el resumen de mi primer año en Estados Unidos con todas las experiencias nuevas que viví. Fue increíble poder viajar tanto o  conocer a tanta gente nueva. El curso se me pasó volando. 

Pero lo mejor de todo sin duda fueron las lecciones de vida para reflexionar que aprendí.

Al vivir sólo y ser tan independiente estaba sólo ante el mundo, y eso añadido a involucrarme en la cultura americana, me ha permitido crecer como persona y aprender lecciones muy valiosas.

 

Entre todas ellas aquí te dejo las 10 más importantes:

  1. Los tesoros se encuentran lejos de casa
  2. Los idiomas te abren puertas y mundos antes inaccesibles
  3. El voluntariado te cambia la vida
  4. Entrenar, estudiar, trabajar, y viajar es posible
  5. La vida universitaria no debería limitarse a ir a clase, estudiar en la biblioteca, y salir los fines de semana
  6. Un jugador puede ganar partidos pero un equipo gana campeonatos
  7. Nuestro mejor hogar se encuentra ahí fuera, en la naturaleza
  8. Emprender o morir
  9. El trabajo siempre da sus frutos
  10. Al final del todo, lo más importante son las personas que te encuentras en el camino

 

1.Los tesoros se encuentran lejos de casa

Lo sé, te da miedo dejar a tu familia, amigos y toda tu vida en general atrás, a cambio de algo desconocido en donde no sabes lo que te vas a encontrar. Has hecho mucho aquí como para dejarlo todo y volver a empezar de cero a 10.000 kilómetros al otro lado del charco.

Yo también pasé por ahí, y sé que da mucho mucho miedo y crea muchas dudas. Es normal. Pero no sabes la cantidad de oportunidades que hay ahí fuera esperándote. El mundo es demasiado grande y vidas sólo hay una. 

Si de todas las lecciones de vida para reflexionar que te traigo me tuviera que quedar con una, sin duda sería esta. 

Lo mejor de todo es que cuando vuelvas los que más te quieren van a seguir ahí a tu lado y parecerá que el tiempo no ha pasado y que nunca te has ido. Créeme, acabo de volver a España y nada ha cambiado desde que me fui.

Además, a cambio de arriesgarte, encontrarás tesoros incalculables que te habrías perdido de haberte quedado parado en casa.

Nuevos amigos, experiencias increíbles, viajes de ensueño, nuevas habilidades que te ayudarán en tu futuro, y así una larga lista de tesoros que la vida te brinda a cambio de haber salido de tu zona de confort.

Una vez que has salido, ves la vida con otros ojos. Adquieres perspectiva, abres tu mente, te enfrentas a nuevos retos, y en definitiva, te enriqueces como persona.

Si no me hubiera ido, jamás habría conocido a mis nuevos amigos, no habría visitado 4 estados diferentes o México, me habría perdido haber jugado en la NCAA y todo lo que eso conlleva, y no habría creado este blog, una de mis mayores pasiones en donde me encanta resolver todas tus dudas.

¿Yo creo que merece la pena no? 😉

 

2. Los idiomas te abren puertas y mundos antes inaccesibles

No te preocupes. Este no va a ser el típico discursito de que el inglés es importante para tu futuro. Esto va más allá. Va de personas, de amistades, de vidas, de culturas, y de países que te estás perdiendo de disfrutar al 100% por no hablar su mismo idioma.

Vale, no hace falta hablar francés para visitar París ni para hacerte una foto con la torre Eiffel. Pero sí te hace falta para conocer a la gente local, para poder disfrutar de una crepe mientras te sumerges en la cultura francesa, o para entrar en la discoteca a ese chico o chica francés que no para de mirarte. (Además, los acentos diferentes enamoran y te dan puntos extra 😉 )

Para mí la importancia de los idiomas es una lección de vida para reflexionar muy importante.

Tenemos mucha suerte de vivir en España y de hablar uno de los idiomas más hablados en todo el mundo.

En cuanto crucé la frontera entre Estados Unidos y México lo pude comprobar.

Al contrario que mis amigos americanos, yo podía hablar con todo el mundo, entender los carteles, ver la televisión, leer los menús de los restaurantes, o entender las placas de los monumentos. Sumergiéndome así en una cultura nueva y aprendiendo de la historia del país mucho mejor que ellos.

Además, si al español le añades el inglés, la combinación es brutal. Ni te imaginas la cantidad de países en los que se habla español o inglés. ¡Más del 40 % de países en el mundo!

Así que ya sabes, si no lo dominas ya, aprende inglés y ¡tendrás acceso a casi la mitad del mundo!

 

3. El voluntariado te cambia la vida

A la persona que ayudas le cambias el día, pero a ti te cambia la vida

Esta frase la leí en el libro de Anxo Pérez “Los 88 peldaños del éxito” y se me quedó grabada. Tanto que me animé y me hice voluntario de la cruz roja.

Fue una pena tener que dejarlo al irme a Estados Unidos, pero eso no ha sido impedimento para seguir haciendo voluntariados.

En Estados Unidos los servicios a la comunidad y los voluntariados están a la orden del día y son muy habituales. Y ya en las universidades y además siendo atleta ni te cuento.

Se valoran mucho en los procesos de admisión de las universidades y en las empresas. De ahí que muchos estudiantes se animen y dediquen parte de su tiempo a ayudar a los demás.

En mi equipo hacíamos muchísimos. Desde visitas a colegios para jugar con los niños, pasando por el “Hoops for Hope” donde jugamos con niños con síndrome de Down, o recogidas de fondos vendiendo camisetas del equipo.

Y el próximo curso parece que seguiremos. Nuestro entrenador tuvo la idea de apuntarnos a todos al programa “Big Brothers and Sisters”, en donde a cada uno se nos asignará un niño con una familia problemática o desestructurada, para pasar tiempo con él y tener una influencia positiva que no puede tener en casa.

Gracias a todo esto he podido aprender una lección de vida para reflexionar muy valiosa. Con el voluntariado no sólo ayudas a esa persona, sino que principalmente te ayudas a ti mismo. De ahí la frase del principio.

Por un momento te olvidas de ti y de tus problemas y te centras en sacarle una sonrisa a esa otra persona que lo necesita. Cuando lo consigues y puedes tener un impacto positivo en ella la satisfacción que sientes es inexplicable.

Además aprendes a relativizar. La mayoría de nuestros problemas son insignificantes comparados con los de otra gente.

Así que, ¿a qué esperas para alegrarle el día a alguien y a ti mismo toda la vida?

Haciendo voluntariado en un colegio con mis compañeros de equipo

 

4. Entrenar, estudiar, trabajar, y viajar es posible

Ya se sabe y sin duda es el mayor reclamo para los deportistas españoles: en Estados Unidos se pueden compaginar estudios y deporte.

Lo que ya no se sabe es que además de ir a clase y entrenar, también se puede trabajar y tener tiempo libre para viajar y pasarlo bien.

En Estados Unidos más del 70% de estudiantes trabajan y los atletas no íbamos a ser la excepción. Pero, ¿cómo es posible?

Organizándose muy bien todo es posible. Además, si eres deportista no puedes  trabajar más de 15 horas, por lo que el trabajo se resume a 3 horas al día de Lunes a Viernes. Y al igual que con las clases, si tienes algún viaje con el equipo siempre podrás recuperar las horas perdidas sin problema.

En mi caso el año pasado no trabajé, pero el siguiente empezaré a trabajar de tutor de matemáticas (mi carrera), donde ayudaré a otros estudiantes a resolver sus dudas con sus clases de mates. De esa forma podré ganarme un sueldo extra a mi beca para pagar mis gastos o hacer algún viaje.

Pero, ¿también tienes tiempo para viajar? Perfectamente. Aunque es casi imposible durante la temporada, en mi caso de Octubre a Febrero, durante el resto de meses siempre te puedes escapar algún finde, como hice a Phoenix o a Mexico.

Además, hay muchas tradiciones americanas durante el año en las que durante una semana no hay clases, como por ejemplo Thanksgiving o Spring Break.

Esta lección de vida para reflexionar ha significado mucho para mí ya que me ha permitido darme cuenta de que en esta vida si te organizas hay tiempo para todo. 

Así que, ¿qué haces ahí parado? ¿Quieres limitarte a estudiar, o prefieres poder hacerlo todo (estudiar, entrenar, trabajar y viajar)?

En uno de mis viajes a la Final Four de Phoenix

 

5. La vida universitaria no debería limitarse a ir a clase, estudiar en la biblioteca, y salir los fines de semana

Es triste, pero es así. La universidad en España se limita a ir a clase (si vas), estudiar teoría innecesaria ya sea en tu casa o en la biblioteca durante horas eternas, y desconectar si no estás de exámenes durante el finde saliendo con tus amigos.

Yo lo viví antes de irme a Estados Unidos ya que empecé la carrera en la Universidad Autónoma de Madrid. No te voy a mentir, también me lo pasé muy bien y tuve grandes momentos. Pero la tónica general siendo deportistas era ir de casa a clase, de clase al entrenamiento, y del entrenamiento a casa de nuevo. No había tiempo para más.

En cambio en Estados Unidos todo ha cambiado. Hay tiempo para todo como te he dicho antes. Puedo ir a clase, entrenar, estudiar, trabajar, y desconectar al final del día con mis amigos. Además, todos los estudiantes vivimos, comemos y salimos dentro de la universidad, por lo que ves a tus amigos y compañeros de clase durante todo el día.

Esto hace que se cree un sentimiento de comunidad único, de forma que nunca te aburres. La universidad organiza eventos y actividades muy a menudo, como la Welcome Week o el Great Race, y también hay clubs de todo tipo, como el club de Marketing, el de Filosofía o el de los Rotarios, al que recientemente me he unido.

Además es muy fácil involucrarse en temas relacionados con la administración de la universidad, ya que cada año se organizan elecciones al “Student Government”, organismo formado por estudiantes que aprueba presupuestos, actividades y fiestas, y para el que fui elegido el pasado mes de Abril. Mi eslogan ayudó mucho: Do you want change? Don´t miss this train, Vote for Spain. 

Gracias a este trabajo podré conocer gente, recibir otra beca además de la deportiva, e ir añadiendo experiencia a mi curriculum. 

Resumiendo, en España no salía de la rutina y de Lunes a Viernes todos los días eran iguales. En Estados Unidos en cambio he podido salir de esa monotonía y hacer diferentes cosas cada día.

Con lo que gracias a esta lección de vida que me ha hecho reflexionar he podido darme cuenta de que algo va mal en el sistema educativo español. Muchas cosas deberían cambiar.

Con alumnos internacionales de mi universidad tras un Talent Show

 

6. Un jugador puede ganar partidos pero un equipo gana campeonatos

Esta frase de Michael Jordan es sin lugar a dudas de las más famosas de su repertorio, y dice mucho de su carácter siendo el mejor jugador de la historia del baloncesto. Era un gran líder que sabía sacar lo mejor de su equipo, porque él sólo sabía que no podía ganar.

Y esta gran verdad se extiende ya no sólo a todos los deportes de equipo, sino también al mundo empresarial. En un mundo tan competitivo cualquier jefe necesita a un gran equipo detrás para poder sacar a su empresa adelante.

Por ello, saber trabajar en equipo y tener dotes de liderazgo son habilidades imprescindibles para el futuro laboral que a los jóvenes nos espera.

¿Cómo podríamos adquirir estas habilidades?

Lamentablemente imitando al modelo educativo español no. Estudiando día y noche teoría y jugándotelo todo con parciales y exámenes finales no creo que sea lo idóneo.

En cambio, poder pertenecer a un equipo deportivo universitario, hacer muy a menudo proyectos y trabajos en grupo en clase, y tener la opción de ser el presidente de un club o de una fraternidad, sí es la solución y son las oportunidades que te brinda el modelo americano.

Resumiendo esta lección de vida te hará reflexionar y elegir entre: teoría vs práctica, biblioteca vs vestuarios, exámenes vs fraternidades…. Tu eliges 😉

 

7. Nuestro mejor hogar se encuentra ahí fuera, en la naturaleza

Hace ya algún tiempo que leí un libro muy inspirador, el diario de Henry David Thoreau, un filósofo estadounidense que cansado de la sociedad, de las ciudades asfixiantes y de las aglomeraciones de gente, se fue a vivir a los bosques en soledad y recogió todas sus vivencias en este diario.

Pude sacar cosas muy interesantes de este libro, como adoptar una vida minimalista y sencilla para poder tener menos preocupaciones y más tiempo para nosotros, o como viajar nos ayuda a conocernos a nosotros mismos.

Pero hoy me quiero quedar con la lección de vida para reflexionar que me dio Thoreau de que el ser humano necesita estar en contacto con la naturaleza. Lo hemos estado durante miles de años y en cambio ahora lo hemos perdido y en el futuro irá a peor debido a que las ciudades cada vez crecen más.

Vivimos conectados a la tecnología, necesitamos ver o tener cosas nuevas cada minuto, vamos corriendo de un sitio a otro, y al final del día no hemos podido desconectar ni un segundo ni disfrutar de algo tan pequeño como un atardecer.

Si es cierto que muchos, entre los que me incluyo, no lo podemos evitar, ya sea por trabajo o estudios. Todos tenemos obligaciones que nos obligan a estar pendientes del correo o del whatsapp, o tener que ir corriendo de un sitio para otro por nuestras agendas.

Por suerte si hay algo que todos podemos hacer, y es desconectar un día de todo, por ejemplo el Domingo, yendo a la montaña, al parque, o al río, a hacer escalada, senderismo, o cualquier actividad física en la naturaleza. Eso sí, cualquier portátil o móvil quedan prohibidos.

Yo lo empecé a hacer en mi universidad gracias al “Outdoor Program” y me encantó. Cada fin de semana íbamos a un parque nacional diferente y hacíamos actividades como acampadas, senderismo, ski, pesca, etc.

Durante un día me olvidaba de todos los exámenes, las clases, el trabajo, y el baloncesto, y no usaba el móvil para nada. Disfrutaba hablando con la gente sin distracciones, me asombraba con cada pequeña cosa que veía (animales, árboles y plantas, ríos, paisajes, etc), y despejaba la mente para poder pensar a solas en la naturaleza.

Cuando volvía a la universidad me sentía completamente nuevo y con las pilas cargadas para afrontar la semana y con una nueva lección de vida aprendida.

Lo mejor de todo es que no necesitas cruzar el charco y recorrer 10.000 kilómetros para poder hacerlo. Habla con tus amigos y convéncelos para escaparos este finde a la sierra 😉

En el parque nacional de Whitesands, New Mexico

 

8. Emprender o morir

Con un futuro cada vez más tecnológico, y con robots quitando más y más puestos de trabajo, (se estima que se perderán un 50% de los trabajos que existen ahora), parece que emprender parece la solución para encontrar trabajo.

Los trabajos indefinidos pasarán a ser cosa del pasado y las empresas comenzarán a trabajar por proyectos y a externalizar la mayoría de sus departamentos.

Sin embargo, España no parece muy emprendedora, y si no que te lo diga Antonio Banderas:

 

Más de un 75% de los estudiantes americanos quiere emprender mientras que un 75% de los estudiantes españoles quiere ser funcionario.

Esos datos no auguran un futuro muy alentador para los jóvenes españoles. Por un lado es entendible, ser funcionario te da estabilidad y un salario fijo todos los meses, mientras que emprender tiene muchos riesgos. Pero como el propio Antonio Banderas dice:

“Se hace país con gente que se la juega”

Y de eso saben un rato los americanos. Sin ir más lejos el ejemplo del creador de Uber que se menciona en el vídeo, a quien no le importó jugársela en repetidas ocasiones llegando a endeudarse hasta conseguir triunfar.

En las universidades también se respira ese espíritu emprendedor y yo lo he podido ver con mis propios ojos ya que inculcan esta lección de vida en las universidades.

En un trabajo de clase tuvimos que presentar a nuestros ídolos y no me podía creer que para la mayoría de mis compañeros sus ídolos eran emprendedores americanos. Además, cuando nuestro profesor les preguntaba el por qué de esa elección, todos coincidían que era porque ellos también querían emprender en un futuro.

Además, en muchas universidades incluida la mía hay grados y cursos de “Entrepreneurship” (Emprendimiento), donde te enseñan a llevar a cabo tus ideas y crear tu propia empresa.

Yo ya lo tengo claro y me encantaría ser mi propio jefe, ¿y a ti?

 

9. El trabajo siempre da sus frutos

Miro atrás y cada día lo tengo más claro: el trabajo siempre da sus frutos. 

Todas esas tardes cruzándome Madrid para ir a entrenar con el Real Madrid, todos esos viajes a concentraciones, torneos o campeonatos, mi año en Canarias en la CBA levantándome a las 5 de la mañana y entrenando tres veces al día… Todo esos esfuerzos al final han tenido su recompensa porque al final he logrado mi sueño: estudiar en Estados Unidos gracias a una beca deportiva.

Y si sales ahí te encontrarás con muchísimos ejemplos más, como el de los deportistas a los que entrevisto en este blog. Entre los que se encuentra Jorge Bilbao, un chico de Bilbao que siempre soñó con llegar a ser profesional en el mundo del baloncesto  y que tras 4 exitosos años en Estados Unidos estudiando está a punto de conseguirlo. O Celia García Paunero, un caso similar al de Jorge, que en apenas un año ha pasado de ser una desconocida en el panorama nacional a ser una de las referentes españolas del baloncesto en Estados Unidos.

Todos nosotros hemos superado muchos obstáculos y hemos hecho sacrificios, como vivir lejos de casa o perdernos fiestas o días de vacaciones por ir a entrenar.

Pero te aseguro que como dice el título de la lección de vida para reflexionar: al final merece la pena y si nosotros pudimos conseguirlo, tú también puedes. Sólo tienes que trabajar y los resultados acabarán llegando 😉

En un partido de la NCAA la temporada pasada

 

10. Al final del todo, lo más importante son las personas que te encuentras en el camino

Si has ido leyendo, te he hablado de idiomas, de oportunidades, de voluntariados, de viajes, de acampadas, de fraternidades y clubs, de habilidades, y muchas cosas más que me ha aportado mi primer año en Estados Unidos. Todo eso ha estado genial y me ha permitido aprender estas 10 lecciones de vida para reflexionar tan importantes.

Sin embargo, todas estas lecciones de vida no habrían tenido ningún valor sin las personas que me han acompañado a lo largo de este camino, porque nuestro mayor recurso son las personas que están a nuestro alrededor.

Familia, amigos, compañeros de clase, compañeros de equipo y entrenadores, tanto en Estados Unidos como los que han estado en España animándome a seguir.

Desde aquí, ¡muchas gracias a todos por estar ahí!

Junto con la primera lección de vida para reflexionar,  ésta sin duda es de las que mayor impacto han tenido en mi vida. 

Con esta lección de vida te animo a reflexionar y cuidar de los tuyos todo lo que puedas, porque como leí un día:.

“Somos pájaros con dos alas. El ala izquierda es nuestro esfuerzo y nuestra perseverancia. El ala derecha son nuestros seres queridos. Podemos esforzarnos todo lo que queramos que como no cuidemos a los nuestros dispondremos de un ala sólo, ellos no nos apoyarán y no podremos llegar a volar”

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

SOBRE EL AUTOR DE ESTE POST

Alex González

Soy deportista y estudiante de la Western New Mexico University en Estados Unidos desde hace dos años. Gracias a eso, vivo mi sueño cada día en una universidad americana a la que vez que viajo por todo el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies